2 comments

Gobierno de patoteros.-

La reiterada actitud patoteril del gobierno nacional, produjo que un problema de una envergadura menor como lo era la instalación de unas papeleras en las costas del rio Uruguay, se transformara en un gran problema. Es que el gobierno, acostumbrado a negociar en situación favorable ( como unico detentador del poder que es), quiso apliar su formula despótica para con nuestros vecinos Uruguayos. Resultado de tal accionar, fue la negativa rotunda del gobierno uruguayo a negociar en semejante condiciones.
La mala formula que aplica el gobierno de ser déspota y de no escuchar la posición de los otros sin antes imponer sus condiciones, nos a llevado a un ambiente interno de alta tensión, donde ya no hay discusión, no hay debate, no existe el intercambio de ideas, YA NO HAY DEMOCRACIA. Este fracaso interno, se esta trasladando al exterior, con la diferencia de que, en estas circunstancias se esta negociando con un igual, es decir con alquien de la misma envergadura. Esta diferencia es la que, nuestros retrogrados conductores no supieron ver. Y producto de esta ceguera, es que hoy estamos ante un problema grave, al cual no le vemos solución mediante actitudes como estas.
El gobierno, ademas de elegir una formula nada democrática, no la sabe aplicar, es decir no son inteligentes. Porque una cosa es ser patotero con alguien de menor envergadura, sabiendo que este no nos va a pelear. Ahora, si nos hacemos los patoteros con alguien de nuestro tamaño, es de esperar que este conteste nuestra provocación. Aqui es donde nuestro ciegos conductores se equivocan, pues ninguno de los que agredio al gobierno Uruguayo, estaba preparado para la reacción de este.
Sacando ya conclusiones, si empleamos de mala manera un sistema que a su vez es malo, doblemente malo es el resultado. No es de extrañar, que salgamos perdiendo este pleito. Este tipo de acciones son las que terminan con la democracia, y con las buenas relaciones internacionales. Este tipo de actitudes, son las que no hay que tener.-